Legal Cloud

Sociedad Civil Universal, Mitos y Realidad Jurídica

avatar
 

Dentro del sistema jurídico mexicano hay diversas opciones de tributación de acuerdo a la gran pluralidad de figuras societarias que existen, una de ellas, con particularidades muy importantes es la “Sociedad Civil Universal (SCU)”, ésta sociedad se encuentra contemplada en el Código Civil del Estado de Yucatán, en términos generales podemos señalar que tiene las características que conocemos en otras sociedades civiles establecidas en los códigos de otras entidades federativas, sin embargo, la particularidad de la misma radica en que ésta tiene la obligación, por disposición legal, de otorgar alimentos a sus socios industriales, por las actividades propias de los mismos. Característica que se torna de vital importancia considerando la exención para este rubro en materia de Impuesto Sobre la Renta (ISR), ya que este gravamen exenta en su totalidad los ingresos percibidos por concepto de alimentos.

Lo que se describe constituye uno de los temas de mayor controversia en materia fiscal, puesto que existen posturas que se inclinan a favor de esta opción legal pero también existen argumentos en contra de ella, en ambos casos tan polarizados que incluso se han alejado, en cierta medida, de la realidad jurídica, por lo que en el presente artículo analizaremos el estatus real de esta estrategia sin inclinarnos por una u otra postura, para finalmente emitir una conclusión basándonos en los fundamentos y realidad jurídica que efectivamente resulte aplicable.

No debemos perder de vista que el concepto de alimentos para efectos legales, va más allá de la acepción común que se tiene, y que por lo general vinculamos solamente aquellos elementos de nutrición, así tenemos que los códigos civiles de cada entidad federativa establecen que se deberá entender por alimentos para efectos jurídicos, incluso el código civil federal hace lo propio, sin embargo, a diferencia de lo que sucede en otros supuestos, las definiciones de todos estos cuerpos jurídicos coinciden en gran medida, no obstante lo anterior como en el presente caso, nos ocupa el estudio del Código Civil para el Estado de Yucatán, citaremos lo que establece al respecto a través de su accesorio, el Código de Familia, el cual dispone que los alimentos comprenden, entre otros: “La comida, el vestido, la habitación, la atención médica, la hospitalaria y, en su caso, los gastos de embarazo y parto, las atenciones a las necesidades psíquica, afectiva y de sano esparcimiento, los gastos de funerales, respecto de niñas, niños y adolescentes, incluyen los gastos necesarios para la educación básica, para que aprendan algún oficio, arte o profesión honestos y adecuados a sus circunstancias personales, lo necesario para procurar la habilitación o rehabilitación y desarrollo de personas con capacidades especiales que requieren de un proceso de aprendizaje diferente que favorezca sus habilidades”, así tenemos que desde un punto de vista simple podemos resumir señalando que son alimentos todos los conceptos de gasto corriente de las personas, excluyendo solamente algunos conceptos muy particulares como son el ahorro y la inversión o reinversión, es decir, no se pueden otorgar alimentos para efectos de ahorro ni mucho menos otorgar alimentos a una persona para que ésta a su vez los invierta o aporte a capital a otra persona moral, pues en este caso se estaría desvirtuando la naturaleza de los alimentos, mucha atención con ello.

Ahora resulta indispensable describir la operación propia de la sociedad, por lo que debemos empezar señalando que la Sociedad Civil Universal tiene la obligación de proporcionar alimentos a sus socios industriales, ésta obligación no puede ser omitida en ningún caso, ya que proporcionar alimentos es inherente a su especial naturaleza por lo que el cumplimiento a esta obligación se vincula a su propia existencia, ya que de acuerdo al Código Civil del Estado de Yucatán, ésta sociedad adquiere el carácter de deudor alimentario y sus socios industriales la de acreedores alimentarios. Así mismo dispone, literalmente, que las erogaciones que realice la sociedad para el pago de alimentos deberán ser consideradas como gastos, por lo que ante tal premisa esta erogación deberá ser considerada como una deducción para efectos del impuesto sobre la renta, todo ello en estricta aplicación de lo que dispone el citado código de Yucatán.

Lo anterior, respecto de la sociedad, pero ¿qué pasa en el caso de las personas físicas que tienen la calidad de socios industriales?, para éstas personas la percepción de alimentos se encuentra exenta, por lo que las cantidades que les sean otorgadas no serán objeto de la LISR, en atención de lo dispuesto en el Artículo 93 f-XXIV LISR , fracción XXIV de la ley de la materia.

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


FISCAL


Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.