La reforma penal de corte garantista. Una utopía en dispositivos constitucionales que prevén un derecho penal del enemigo.


Cuando hablamos del nuevo sistema de enjuiciamiento penal, hablamos fundamentalmente de la reforma a los artículos 16, 17 , 18, 19, 20 21 y 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los cuales dan base y sustento al sistema de impartición de justicia.  El propósito de ésta reforma o de los diversos cambios constitucionales, parte del agotamiento de un modelo de justicia penal que rigió por mucho tiempo e identificado como “mixto”, para transitar a otro predominantemente acusatorio y oral.

Este nuevo sistema, se rige por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación, generando la necesidad de capacitación no solamente de abogados; sino también de contadores, auditores, peritos, y en general de todos los involucrados en el proceso penal; que les permita enfrentar los litigios en los Juzgados o Tribunales, a partir de la mejora de sus habilidades y destrezas relacionadas con la impartición de la justicia penal, pues el proceso exige mayor pericia, profesionalismo y técnica jurídica.

En ese sentido, la importancia del nuevo esquema penal, sustentado en la corriente garantista, tiene como principio regulador el respeto a la persona, en ese sentido, se da prioridad al respeto de los derechos humanos y a la presunción de inocencia. Esta visión, permite que el juzgador deje de buscar culpables sin acreditar el delito y en su caso se obliga a reunir los elementos que permitan demostrar que se han tutelado las garantías que exige el nuevo modelo.

Revisando éste nuevo modelo penal, se advierte la existencia de figuras procesales, que lejos de representar un avance, dan la apariencia de un esquema inquisitivo de enjuiciamiento, como lo es la figura del arraigo establecido constitucionalmente en el artículo 16 . Esta, faculta a la autoridad judicial, para que, a petición del Ministerio Público y tratándose de delitos de delincuencia organizada, se de la pauta a generar un derecho penal de excepción, en donde la figura de los jueces de control cobran mayor relevancia; pues ellos resolverán de forma inmediata y por cualquier medio, las solicitudes de las medidas cautelares sobre prisión preventiva o de aquellas medidas que requieran control judicial; quedando en estos casos la impartición de la justicia penal, al amparo del arbitrio o criterio del Juez.

De igual manera, uno de los principios que rescata la reforma penal, es la presunción de inocencia; sin embargo, llama la atención que en la modificación del Artículo 19 Constitucional, los legisladores fortalecieron las causales para la procedencia de la prisión preventiva, permitiendo con ello que la autoridad pueda abusar de esta medida cautelar, en detrimento de la presunción de inocencia de las personas.  

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


PENAL


Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.