Transparencia y rendición de cuentas en la iniciativa privada.

avatar
 

He aquí, un rey reinará con justicia, y príncipes gobernarán con rectitud.
Isaías 32:1


Qué pensaría el contribuyente si supiera que en sexenios anteriores al 2001 existía una partida en los respectivos Presupuestos de Egresos de la Federación denominada “partida secreta” misma que permitía realizar erogaciones contingentes al Ejecutivo Federal sin que existiera la obligación de rendir cuentas sobre su ejercicio, toda vez que dicha partida presupuestal era totalmente discrecional impenetrable para la transparencia; seguramente resultará molesto al conocer esta situación, no obstante en los años 2000 y 2001 se realizaron modificaciones a nuestra Constitución Federal a fin de eliminar estas partidas presupuestales, ello a fin de apuntar a la consolidación del régimen democrático mexicano y de incrementar el nivel de confianza en el Gobierno.

En este tenor, el tema de transparencia y rendición de cuentas resulta ser un tema de vital importancia en una sociedad democrática, dado que estos dos elementos permiten generar mayor confianza en los ciudadanos hacía las instituciones y servidores públicos, lo que se traduce en la participación de los gobernados en los procesos políticos, sociales y económicos de la Nación.

Toda vez que la democracia es considerada como uno de los pilares sobre el que se sostiene el sistema político mexicano, es de suma importancia la participación ciudadana en los procesos políticos mediante los cuales se ejerce el derecho a la elección de los representantes políticos, no obstante, si la ciudadanía llega a perder la confianza en los sistemas políticos y en los servidores públicos, su nivel de participación en estos procesos electorales se verá mermado, aquí es donde entra en juego la transparencia y la rendición de cuentas como elementos garantes del buen ejercicio de los recursos públicos en la consolidación del régimen democrático mexicano.

Para comenzar es importante definir lo que debe entenderse por rendición de cuentas y transparencia, para ello me permito citar a Jimmy Bolaños González en su artículo denominado “Bases conceptuales de la rendición de cuentas y el rol de las entidades de fiscalización superior” en donde realiza la siguiente definición de rendición de cuentas:

“La Rendición de Cuentas (RC) es la obligación de toda persona a la que le es conferida una responsabilidad, de dar cuenta del encargo recibido, haciendo un descargo que puede ser satisfactorio o insatisfactorio, debiendo provocar en el primer caso reconocimiento o efectos favorables, y en el segundo caso desaprobación o consecuencias negativas”  
                                                                                                                                                                                                                                                              (Revista Nacional de Administración) (2010, p. 110)

De la definición anterior, se desprende que la rendición de cuentas es concebida como un proceso que obliga a toda persona que tenga en su encargo la administración de recursos públicos a reportar el resultado de dicha administración a quienes le han conferido esta labor, en este caso la ciudadanía, así también el concepto lleva intrínseco el derecho de la ciudadanía de exigir este reporte de resultados por medio de órganos fiscalizadores superiores.

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


CULTURA JURÍDICA


Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.