Alienación parental.

avatar
 

La mayoría de seres humanos dentro de sus planes de vida tienen como objetivos principales el crecer, tener una profesión o un negocio que asegure una adecuada solvencia económica, casarse y formar una familia, esto es, tener uno o varios hijos. Sin embargo, en algunas ocasiones aunque estos planes se llegan a materializar, no siempre se dan como uno lo espera.

Tal caso es el de la familia, la cual puede formarse mediante la unión de parejas de hecho o de derecho (concubinato o matrimonio), así como también mediante el acto jurídico de la adopción de hijos o la reproducción asistida. Familias que a pesar de que buscan estar unidas en la perpetuidad no lo consiguen por una u otra razón y al final de cuentas terminan de la misma manera que comenzó, mediante una separación de hecho o derecho (simple separación o mediante la acción del divorcio), empero, esa desintegración familiar, no es sencilla ya que lleva implícita una complejidad y severa afectación si es que existen hijos.

Dicha complicación estriba que en la mayoría de ocasiones las parejas que se separan lo hacen en malos términos, o como también se conoce, de manera contenciosa, esto significa, que existe oposición de pretensiones, las cuales nacen porque un cónyuge o concubino causo dolor al otro, pero no un dolor físico, sino un dolor intangible, sentimental; lo que lleva a dicho progenitor a querer vengarse, lo cual lo hace valiéndose de los hijos para causar el mismo sufrimiento al otro progenitor que propicio la desintegración familiar; figura que impacta negativamente en las familias y que es conocida en el ámbito psicológico y jurídico como Alienación Parental, la cual como ya se dijo, nace en el contexto de disputas litigiosas de custodia de niñas, niños y adolescentes y en especial cuando la disputa es prolongada y agria.

El psiquiatra Richard Gardner, profesor de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, definió como Síndrome de Alienación Parental (SAP) en 1985 a la conducta que es llevada a cabo por el padre o madre que conserva bajo su cuidado al hijo(a) y realiza actos de manipulación con la finalidad de que el menor de edad odie, tema o rechace injustificadamente al progenitor que no tiene su custodia legal, esto con el fin de destruir el vínculo afectivo-emocional entre el progenitor alienado y el hijo. Además, es de mencionar que existen tres tipos de síndromes, los cuales pueden ser, ligero, moderado y severo, con manifestaciones sintomáticas de diferentes intensidades. Asimismo, resulta importante precisar que esta conducta la denominaba Síndrome porque decía que generaba un conjunto de signos y síntomas que caracterizan una enfermedad.

El sujeto que ejerce la Alienación Parental se le denomina Alienador, mientras que el o los sujetos que resienten los efectos de dicha conducta se denominan Alienado(s) y que en este caso sería el hijo y el progenitor no custodio. Asimismo, se debe tener presente que no sólo los padres pueden ejercer la Alienación Parental en los hijos, sino que también la pueden perpetrar los demás parientes de las niñas, niños y adolescentes, y que pueden ser los abuelos, tíos, primos e inclusive hasta los mismos hermanos de ellos.

Cabe decir que los actos de manipulación que realiza el padre o madre custodio en la mente del hijo, siempre son tendientes a desacreditar la imagen del progenitor no custodio, valiéndose para ello de comentarios falsos, por eso se dice que si el niño llega a rechazar a su progenitor es de manera injustificada. De igual forma suele suceder que el Alienador puede respetar el derecho de comunicación y, sin embargo, estar activamente destruyendo la relación del niño con el otro progenitor, para que sea el menor, precisamente, el que se oponga al derecho de visitas y convivencias, o, en otro supuesto, suele darse también que el Alienador no sea el padre custodio, sino el progenitor que ejerce el régimen de visitas y convivencias.

Esta conducta lasciva, no es algo nuevo en nuestro ordenamiento jurídico mexicano, ya que siempre ha estado presente en el proceso de separación o desintegración familiar, sin embargo, lo que sobresale y resulta novedoso es la conceptualización que se da a esa conducta que desarrolla alguno de los progenitores. En el mismo tenor, resulta importante señalar que el ordenamiento jurídico no la plasma en su normatividad como Síndrome de Alienación Parental, sino que simplemente la denomina Alienación Parental.

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


CULTURA JURÍDICA


Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.