Abuso sexual ¿En qué me equivoqué?

avatar
 

Deseo confesar que al principio dude en escribir el presente artículo debido a que es un tema muy delicado y que tiene un resultado irritante para las mujeres al opinar sobre una cuestión que uno no entiende resultado del género; es por esto que deseo aclarar que no soy partidario de la protección a personas que cometen algún ilícito de esta magnitud y tampoco de un grupo de personas que condenan y señalan a una persona sin antes entender la situación que se vivió, así también aclaro que el tema de abuso sexual no es nada nuevo haciendo correr demasiada tinta, escribiendo cosas burdas derramadas en escritos voluminosos y que por lo visto han aclarado el problema sino por el contrario han hecho que el tema sea sujeto de sus propias pasiones quitándole la seriedad y complicando aún más la situación, de esta misma manera recalco que no debería ser una limitación para tratar de explicar ciertos temas aunque sean difíciles y se transforme en tabúes; es por esto que como un conocedor del lenguaje jurídico y profesionista nace en mí una responsabilidad de dar una opinión que sea acorde a la corriente de pensamiento de nuestro tiempo, que vaya de la mano con un estudio jurídico que explique el ¿por qué? se le concedió el amparo, tratando de utilizar un lenguaje común con el motivo de llegar a tantos como sea posible, así como también para todos aquellos interesados en el tema y que sean conocedores del lenguaje jurídico entiendan que tenemos una responsabilidad inherente con la sociedad para tratar temas de esta magnitud de una manera seria, para que no se pierda la confianza en nuestras instituciones que otorgan justicia y borrar ese prejuicio que tiene la sociedad de que los juristas tuercen la leyes a conveniencia. 

En otro orden de ideas es muy sencillo, afirmar por el sentido común que se nos va desarrollando de acuerdo a la cultura en la que nos toque vivir, hacer juicios temerarios con los que juzgamos día a día algún acto que según nosotros cometió nuestro prójimo, juzgando de manera directa o inmediata los actos, verbigracia alguien que pasa cerca de mí y que tengo en alta estima no me saluda, luego entonces mi cabeza genera un millón de ideas negativas acerca de lo ocurrido sin antes percatarse que la persona no nos vio por diversas causas, iba preocupado por algún problema familiar, laboral, etc., la persona utiliza lentes y no los llevaba puestos, y así podríamos alargarnos con justificaciones, pero aquí lo importante es como actuamos al crear prejuicios y no tener en cuenta que es lo que llevo a pensar de esa manera, es por esto querido lector hago un llamado al intelecto de esta manera para que al momento de juzgar podamos entender que no es algo fácil de realizar y más cuando se pondera bienes jurídicos como el sano desarrollo psicosexual de una menor, y emitir juicio aunque desconozcamos sobre el tema y decir con toda seguridad “él la toco y la violo” o “el Juez se vendio”, pero esto va más allá de una situación de hecho ya que muchas veces la realidad material dista de la realidad jurídica en la que vivimos; motivo por el cual en las siguiente líneas explicare la manera en que resolvió el Juez Tercero de Distrito en el Estado de Veracruz, Anuar González Hemadi en el Juicio de amparo 159/2017 sobre la orden de aprehensión del C. Diego Alonso Cruz.

Antes de examinar el presente asunto de manera jurídica dar una opinión que se acerque un poco a la verdad, dado que es aconsejable el acudir al expediente penal de lo ocurrido y además haber experimentado cada uno de los procesos que involucra esta problemática, empecemos pues el hecho ocurrió el Estado de Veracruz  habría que exponer de forma breve el contexto de los hechos ocurridos.

Como se afirmó en la parte de arriba daremos inicio al estudio que nos atañe refiriéndonos de la siguiente manera a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos del año 2014 en adelante CPEUM en numeral 14  tercer párrafo que a la letra dice lo siguiente:

En los juicios del orden criminal queda prohibido imponer, por simple analogía, y aún por mayoría de razón, pena alguna que no esté decretada por una ley exactamente aplicable al delito de que se trata.

La mención del anterior articulo nos deja ver y entender que los jueces deben actuar de acuerdo a lo que prescribe una ley, de ahí que exista un principio en el derecho que dice lo siguiente: los jueces en su facultades como juzgador solo pueden realizar actos de acuerdo a lo que la ley les ordena.

Por otra parte hay que entenderse que no es un hecho impune, ya que al ser una sentencia perteneciente a un juicio de amparo indirecto cabe la posibilidad de impugnarlo a través de un recurso de revisión a través de un Tribunal Colegiado de Circuito el cual se encargara de darle solución al conflicto que hay otorgando la confirmación del amparo en contra la orden de aprehensión de Diego Gabriel Cruz Alonso o el de negarle el amparo y se siga con el procedimiento penal hasta su culminación dictando la pena que le corresponde acuerdo al tipo penal que se haremos mención en líneas posteriores.

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


PENAL


Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.