Responsabilidad legal y fiscal de los socios o accionistas

avatar
 

Introducción

La reforma a nuestro marco tributario para el ejercicio fiscal 2014, constituye una de las modificaciones más relevantes en los últimos años, pues, cambió radicalmente la forma en que los contribuyentes deben cumplir con sus obligaciones tributarias; así surge la contabilidad, las notificaciones y las revisiones electrónicas y marcan un nuevo paradigma en la relación entre el contribuyente y la autoridad fiscal. Por su impacto y trascendencia en la forma, las reformas aludidas, se volvieron tema recurrente  de los contribuyentes, comerciantes, profesionistas, hombres de negocios, autoridades y medios de comunicación; sin embargo, a juicio de quien esto suscribe, una de las reformas que mayor impacto puede llegar a tener en todas aquellas personas físicas y morales que integran una sociedad en su calidad de socios o accionistas, y que no han sido tan difundidas como las anteriormente señaladas, es la relativa a la fracción X, del  Art. 26 del Código Fiscal de la Federación.

La porción normativa en comento, sustituye al contribuyente obligado directo, e impone responsabilidad solidaria a los socios o accionistas, cabe precisar que, en el ámbito estrictamente jurídico, se trata en realidad de una responsabilidad subsidiaria, pues tal responsabilidad solo se actualizará cuando el crédito fiscal determinado no alcance a ser cubierto con los bienes de la sociedad, por lo tanto, los socios verán afectado su patrimonio personal en virtud de esta disposición. Cabe señalar que la responsabilidad en cuestión no es absoluta, pues para que se actualice, deberá colmarse alguno de los extremos establecidos en los incisos a), b) y c) de la mencionada fracción X, en relación con la fracción III, del citado Art. 26 - CFF.


Ámbito Societario

Las Sociedades de capital centran su atención en el aporte económico y efectivo que le brindan sus socios. Las condiciones personales de los mismos importan poco, es decir, el denominado “intuitu pecuniae” (locución latina que significa “en atención al dinero”) prima sobre el “intuitu personae” (“en atención a la persona”), en esta clase de Sociedades.

Por su parte, las Sociedades de personas mantienen su esencia en la importancia dada a las condiciones personales de sus socios sobre el valor del aporte económico que ellos puedan o estén dispuestos a entregar. En este caso, el “intuitu personae” es trascendental.

La “affectio societatis”, que es el ánimo de los socios de formar o participar en una Sociedad, por el estrecho vínculo o relación que los une, es mucho más intenso en las Sociedades de personas que en las Sociedades de capital, donde se debilita considerablemente.

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


CORPORATIVO




Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.