La investigación delictiva; entre la Seguridad Pública y la Procuración de Justicia.


Dentro de los esfuerzos que se realizan para afianzar la percepción de paz o bien el combate fáctico a la estadística desfavorable en términos de incidencia delictiva, el Estado tiene la obligación de realizar las investigaciones necesarias tanto en materia preventiva como reactiva, con la finalidad que en el primero de los casos (en el caso de la investigación delictiva con fines de Seguridad Pública) sea esta exploración del campo y los fenómenos detectados, que la presencia policial, al igual que las técnicas y actos de investigación, sean suficientes para persuadir a los ciudadanos de cometer algún delito, o bien encontrarse presente los elementos policiales con la finalidad de capturar a los responsables en el momento mismo de estar cometiendo dichas acciones; en caso contrario, en una línea de tiempo posterior y cuando este tipo de investigación preventiva fracasa, nos encontramos ante hechos consumados y que ya han generado incidencia delictiva, y que por este motivo ya hay personas dolientes de dichos actos (victimas) y que si es que aún conservan los valores morales de protección que ha de inspirar un Estado de Derecho, tendrán el sentimiento de inquietud para resolver el delito que se ha cometido contra su integridad, acercándose cada vez más  a la percepción de impunidad. Si bien es cierto, es en las primeras semanas y quizá meses, en el que las personas mantienen su postura de espera en relación a la resolución de su situación, no lo es así a la percepción que de impunidad se va generando, mientras más tiempo pase, es en esta difícil escalada en la que se presenta la investigación reactiva en términos de Procuración de Justicia. Es así como bien podemos distinguir a la investigación delictiva en dos faces paradigmáticamente diversas:

Es así, como independientemente de la competencia o bien las corporaciones policiales, la actividad de investigación se puede comprender como un actuar longitudinal, pues tanto en estadística oficial como en cifra negra se ha de tener información importante en relación a personas, grupos delictivos, lugares de interés, vehículos, informes completos de policía y demás elementos que aunados a una red de información en concreto, puede servir para investigaciones de carácter longitudinal con mucha mayor relevancia que las delictivas, me refiero a la base de la estadística y su utilidad, esto es para que el “Usuario” o bien Presidente Municipal, Gobernador o el Presidente de la República, genere estrategias de gobierno basadas en una base observable, medible y cuantificable, a esas alturas ese cúmulo de información dejará de ser referencial y comenzará a revestir de la certeza que tienen los estudios escrupulosamente delimitados, la información se transforma en conocimiento, y a este proceso se le conoce como “Inteligencia”, será entonces cuando la información sea elevada a grado de certeza.

Una vez comprendido que la misma actividad, teóricamente hablando, se diversifica por el enfoque en el que se aplica, es necesario comprender que en la práctica no se cuenta ni con los mismos recursos ni las mismas capacidades operativas en los enfoques de Seguridad Pública y Procuración de Justicia; pues, la policía de investigación preventiva, cuenta con demás personal uniformado que no se dedican en exclusivo a la actividad de investigar, sino propiamente se dedican a la persuasión del delito a través de la presencia policial uniformada, es el caso de los elementos de tránsito víal, policía turística, canina, montada, rural, etc. Muchos de los elementos que se dedican a funciones de investigación con un enfoque de investigación preventiva, anteriormente han pertenecido a otro tipo de servicios, diversificando, enriqueciendo o quizá contaminando la actividad de investigar delitos.  En el caso de la Policía de Investigación reactiva, con enfoque de procuración de justicia, es más escaso el personal, además de no ser notablemente reconocidos por el común de la población, pues no usan uniforme en la mayoría de sus actividades, la reacción táctica depende exclusivamente de sus compañeros y casualmente de algún grupo de intervención u operaciones especiales.

Otra temática importante de discutir, es el marco jurídico existente entre ambos tipos de investigadores, pues si bien es cierto la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en sus artículos: Art. 14 - CPEUM, Art. 16 - CPEUM, Art. 20 - CPEUM, Art. 21 - CPEUM además del Código Nacional de Procedimientos Penales, en sus artículos: Art. 127 - CNPP, Art. 132 - CNPP, y demás, homologan el actuar no sólo de las Policías, sino en un acto de fé, confieren a todos las mismas potestades para ejercer las funciones de investigación, cuando de manera operativa se sabe que no se trata de las mismas funciones, es el caso del Reglamento de la Policía Federal, en el que se delimita perfectamente el actuar de cada una de sus divisiones, no mezclando en ningún momento las actividades que si bien jurídicamente se está facultado a realizar, operativamente distan mucho de ejercerse. El gran parte aguas en el que se comprenden las actividades de la actual Policía en México, en sus tres niveles de organización, se encuentra en el art. 75 de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el que se hace referencia: “Artículo 75. Las Instituciones Policiales, para el mejor cumplimiento de sus objetivos, desarrollarán, cuando menos, las siguientes funciones:

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir uno de nuestros paquetes. Si aún no es usuario de Legal Cloud MRCI, regístrese sin costo y obtenga 15 días de acceso ilimitado.


PENAL


SubCategorias

| PENAL | JUSTICIA PRONTA


Comentarios

Deja un comentario

Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.