Criterio de interpretación del proceso para obtener la Incapacidad por maternidad del IMSS

24/08/2016 | CORPORATIVO MRCI .
avatar
 
avatar
 

Con el fin de determinar el criterio jurídico de interpretación, respecto del nuevo proceso opcional para obtener la Incapacidad por maternidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (en adelante IMSS), y que entró en vigor a partir del 1 de julio del 2016, el IMSS este día 24 de agosto de 2016, emitió el OFICIO número 09 52 17 4000/ 0239, mediante el cual el titular de la Dirección Jurídica del Instituto Mexicano del Seguro Social emite el criterio de interpretación, para efectos administrativos, del artículo 101 de la Ley del Seguro Social, el cual refiere:

1.    Que el subsidio por maternidad se otorgará en los mismos términos en que se expida el certificado de incapacidad por maternidad es decir que ampare los 84 días por considerar la opción de certificado único de incapacidad por maternidad o el que siempre ha estado vigente de un certificado de incapacidad por 42 días prenatales y otro por los siguientes 42 días posteriores al parto.
2.    Confirma la opción de poder emitir desde el inicio un solo certificado de incapacidad por maternidad que ampare los 84 días.
3.    Que de presentarse el parto días posteriores al estimado por el Instituto, éstos días se sumarán a los 84 días amparados y el subsidio corresponderá al de un certificado de incapacidad por enfermedad general.


Recordemos que el derecho a la maternidad se debe garantizar en todo tiempo conforme al principio pro homine y de convencionalidad, es decir, en armonía con lo previsto en el texto constitucional y los tratados internacionales, a fin de conceder a las mujeres trabajadoras el beneficio más amplio que en derecho corresponda.

Al respecto el artículo 123, apartado A, fracción V, constitucional, ordena que las mujeres durante el embarazo "gozarán forzosamente de un descanso de seis semanas anteriores a la fecha fijada aproximadamente para el parto y seis semanas posteriores al mismo, debiendo percibir su salario íntegro".

Asimismo el artículo 3, del Convenio Núm. 103 Sobre la Protección de la Maternidad, de la Organización Internacional del Trabajo, señala que toda mujer tendrá derecho a un descanso de maternidad. El acuerdo de voluntades internacional también menciona en su artículo 4, que cuando las mujeres se ausenten de su trabajo en virtud del supuesto señalado en el párrafo inmediato anterior, tendrán derecho a recibir prestaciones en dinero y prestaciones médicas.

De lo anterior se desprende que el descanso obligatorio que se otorga a las trabajadoras antes y después del parto, se encuentra ligado intrínsecamente con el pago de un subsidio, el cual se otorga en sustitución del salario que percibían por el trabajo prestado hasta antes que les fuese concedida la incapacidad por maternidad.

Esto se confirma con los criterios jurisdiccionales emitidos por los Tribunales Colegiados de Circuito en materia laboral, con números III.3o.T.12 l (10a.) y XVII.17 l, que a la letra señalan:

INCAPACIDAD POR MATERNIDAD. EL PERIODO DE DESCANSO ANTERIOR Y POSTERIOR AL PARTO CONSTITUYE UNA MEDIDA PARA PROTEGER TANTO LA SALUD DE LAS TRABAJADORAS COMO LA DEL PRODUCTO DE LA CONCEPCIÓN, POR LO QUE SI AQUÉL OCURRE ANTES DE LA FECHA PROBABLE FIJADA POR EL MÉDICO, EL RESTO DE LOS DÍAS NO DISFRUTADOS DEL PERIODO PRENATAL DEBERÁN SER TRANSFERIDOS AL DE POSPARTO(1). El artículo 123, apartado A, fracción V, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, prevé que las trabajadoras durante el embarazo cuentan con los siguientes derechos: a) no realizarán trabajos que exijan un esfuerzo considerable y signifiquen un peligro para su salud en relación con la gestación; b) gozarán forzosamente de un descanso de 6 semanas anteriores a la fecha fijada aproximadamente para el parto y 6 posteriores a éste, debiendo percibir íntegro su salario y conservar su empleo, así como los derechos que hubieren adquirido por la relación de trabajo; y, c) en el período de lactancia, tendrán dos descansos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos. En este sentido, el período de incapacidad forzoso, anterior y posterior al parto, constituye una prerrogativa que, entre otras, el Constituyente Permanente consagró con la finalidad de proteger la salud de las trabajadoras y la del producto de la concepción durante ese lapso de gravidez próximo al parto y con posterioridad a éste, sin menoscabo de sus percepciones producto de su trabajo, para lograr el objetivo que lo llevó a reformar la disposición original, ya que el referido descanso forzoso lo tendrán con goce del salario íntegro por disposición del propio reformador de la Constitución. Luego, a fin de armonizar la reforma del citado artículo constitucional con el sistema jurídico internacional, debe señalarse que el Estado Mexicano ha suscrito y ratificado diversos instrumentos internacionales, de donde se colige que coinciden en que, en caso de embarazo, la mujer trabajadora tiene derecho a disfrutar de un descanso retribuido de por lo menos 12 semanas, por ser el tiempo razonable para salvaguardar la protección social a la maternidad y preservar la salud de la mujer y del producto de la concepción. Así, debe señalarse que si el parto ocurre antes de la fecha fijada aproximadamente, con mayor razón debe salvaguardarse la salud de ambos (madre e hijo), pues se trata de un alumbramiento fuera de las características normales, que aconteció por cuestiones inherentes a la naturaleza biológica, pues se trata de un nacimiento prematuro, por ello, tanto la madre como el hijo requieren de mayores cuidados. De ahí que cuando no pueda disfrutarse en su totalidad del período prenatal de 6 semanas por haberse adelantado el parto, entonces el resto de los días no disfrutados deberán ser transferidos al período de posparto, con la finalidad de salvaguardar la salud de la madre y del hijo, pues es posible que la fecha del parto sea imprecisa, por lo que es necesario atender a las necesidades biológicas de la madre y del infante, ya que con ello se beneficiarían los dos, en virtud de que tal situación permitiría una mayor integración entre ellos, además de que aquélla contará con un período mayor respecto de la incapacidad posparto, lo que contribuiría al mejor desarrollo físico, psicológico y emocional de ambos y, asimismo, se preservaría su salud, protegiendo así los derechos fundamentales de la madre trabajadora, consagrados tanto en la Constitución Federal como en los instrumentos internacionales.
TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO DEL TERCER CIRCUITO.
Amparo directo 315/2012. María Dolores Barba Pulido. 20 de septiembre de 2012. Unanimidad de votos. Ponente: Rodolfo Castro León. Secretaria: Martha Leticia Bustos Villarruel.

Énfasis añadido

Con esta aclaración del titular de la Dirección Jurídica del IMSS, todas las empleadas embarazadas podrán comenzar a hacer uso de este derecho el cual consiste en transferir de 1 a 4 semanas de su periodo previo al parto al posterior, siempre y cuando cuenten con estos 3 requisitos:

 

De lo anterior queda pendiente la aclaración respecto del formato que utilizarán los patrones o si podrán hacerlo de manera libre en un escrito con los datos de la empleada además del consentimiento expreso de que puede seguir laborando a pesar de que ya estén transcurriendo las semanas en que debiera estar descansando.

Para visualizar el criterio emitido se proporciona el siguiente enlace:
http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5449158&fecha=24/08/2016


LABORAL


Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.