El origen de la Contaduría Pública en Oaxaca.


El recuerdo es un camino conocido que algunas veces volvemos a andar, y transitar el camino de los orígenes de la Contaduría Pública en Oaxaca, es para mí un privilegio; es compartir con admiración y respeto el recuerdo que guardo de nuestros maestros.

Algunos de los maestros de los que fuimos discípulos en la Escuela de Comercio y Administración de la Universidad “Benito Juárez” de Oaxaca, sin esperar recompensa o reconocimiento, y sin saberlo –y sinceramente nosotros tampoco–, sembraron en tierra fértil las semillas de la comprensión, del interés y del amor por nuestra profesión; estos Contadores – maestros son, en mi opinión, los pioneros de la Contaduría Pública en Oaxaca:

Dn. Ricardo Cervantes Barzalobre, Director de la Escuela de Comercio, fundador y presidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Oaxaca. Dn. Carlos Z. Vásquez Mendoza, fundador y Presidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Oaxaca; fundador de la Academia Oaxaqueña que tanto ha aportado a la Contaduría Pública. Dn. Carlos Cavero Hernández, es el primer Contador Público que se tituló en Oaxaca en el Instituto de Ciencias y Artes del Estado, su título es el No.1. Fue Director de la Escuela de Comercio; durante su gestión se inició en Oaxaca la licenciatura en Administración de Empresas; fue el primer representante de los maestros ante el Consejo Universitario y Tesorero de la UABJO durante 14 años. Dn. Carlos Gerardo Martínez Vigíl, fundador y presidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Oaxaca. Contador Público Certificado. Su título en Oaxaca es el No.2. Dn. Jorge Romero y Romero, fundador y primer presidente del Colegio de Contadores Públicos del Estado de Oaxaca. Contador Público Certificado.

Dn. Roberto Ángel Castellanos Iralda, Dn. Pablo Quiroz Arenaza, Dn. Ángel Mayoral Rodríguez, Dn. Alfonso Osejo, Dn. Eduardo Ramírez Soto, Dn. Leopoldo Girón Cruz y Dn. Leonardo González Pérez. En justicia debo mencionar a dos contadores que no fueron nuestros maestros pero que indudablemente aportaron a la Contaduría Pública de Oaxaca, ellos son Dn. Guillermo Cruz Camacho y Dn. Carlos Muñúzuri.

Su legado perdura en nosotros: Pasión por la Ética, la técnica contable y el convencimiento de que el Colegio de Contadores Públicos del Estado de Oaxaca se creó para beneficio de la sociedad; el trabajo y las bases sentadas por estos maestros son los cimientos de la Contaduría Pública en Oaxaca y de nuestro Colegio.

Hace 58 años, el 29 de junio de 1959, se constituyó el Colegio de Contadores Públicos del Estado de Oaxaca, A.C., ante el Notario Público Lic. Pedro Carlos Valencia. Fueron quince Contadores Públicos Titulados y registrados en la Dirección General de Profesiones los que firmaron el Acta Constitutiva. Sus nombres son: Ricardo Cervantes Barzalobre, Carlos Z. Vásquez Mendoza, Jorge Romero y Romero, Felipe Martínez Vigíl, Rodolfo Pérez Moroy, Felipe Figueroa García, Fidel Pérez Andrade, Jorge Corres González, Fausto Calvo Sumano, Joaquín B. Bernal López, Catarino Luna Lujan, Ezequiel Ruiz Gómez, José Jiménez Velasco, Jorge Rodríguez Figueroa y María de Lourdes Rodríguez Figueroa de Gómez. El Colegio fue registrado en el mismo año de su creación (1959) ante la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública correspondiéndole el registro No. 42 y fue afiliado de inmediato al Instituto Mexicano de Contadores Públicos. El primer presidente fue el C.P.C. Jorge Romero y Romero; el segundo el C.P. Fidel Pérez Andrade y el tercero el C.P. Ricardo Cervantes Barzalobre.

Las reuniones iniciales para la creación del Colegio se hicieron en el despacho del C.P.C. Jorge Romero y Romero que se localizaba en la calle de Murguía No. 04. Se hacían de siete a nueve de la noche, fuera de horas de trabajo. El objeto de ser colegiados era obtener la Cédula de Auditoría Fiscal para dictaminar para efectos fiscales. Para facilitar el cumplimiento oportuno de las obligaciones fiscales, durante el gobierno del Lic. Adolfo López Mateos, el 21 de abril de 1959, por Decreto Presidencial se promulgó la Ley de Auditoría Fiscal que creó la Dirección de Auditoría Fiscal, el Dictamen Fiscal y el Registro de Contadores Públicos. El Decreto fue publicado en el Diario Oficial el 30 de abril de ese mismo año. Para poder dictaminar esta Ley ponía como condición pertenecer a un Colegio de Contadores.

Me contó mi amigo, compañero de Colegio y asesor fiscal, Don Jorge Romero, qué, para obtener el registro del Colegio ante la Dirección de Profesiones fue muy difícil ya que “en la revisión pasamos por un verdadero calvario por que no había reglas fijas. Las reglas se fueron emitiendo con mucha posterioridad por medio de boletines. “El criterio que prevalecía era el del Colegio de Contadores Públicos de México que controlaba el trabajo de Auditoria y tenía aversión por los contadores de provincia y había afectado el criterio de las autoridades que estaban encargadas del registro. “Hubo necesidad de interponer un amparo. Amparo que ganamos y fue así cómo la Dirección General de Profesiones nos otorgó el registro; nuevamente tuvimos dificultades para obtener la Cédula de Auditoría Fiscal ya que el director de Auditoría Fiscal pertenecía al Colegio de México y lógicamente tenía que sostener el criterio del Colegio”.

La Contaduría Pública es una suma de valores; reinventémonos a cada instante; seamos mejores, seamos un ejemplo; como profesionales de la contaduría y como seres humanos seamos extraordinarios; para lograr el éxito, en el renacimiento de cada día se requiere de la esencia, de lo mejor de cada uno de nosotros; debemos creer en nosotros mismos. La calidad profesional no sólo se debe tener, se debe demostrar. El principal enemigo del Contador es él mismo, seamos leales con nosotros, con nuestra familia y con la profesión; el ejercicio profesional del Contador implica el compromiso de ser integro, capaz, propositivo; despierta, sacúdete y anda; nunca es temprano para empezar y nunca es tarde para corregir; siéntete contador, piensa como contador, actúa como contador, habla como contador; siéntete orgulloso de ser CONTADOR.

La profesión de Contador Público es una de las más dignas por ser la primera profesión organizada en Oaxaca y en el país; es la primera en exigir la calidad mediante un proceso de CERTIFICACIÓN; es la primera en exigir la actualización profesional anual, obligatoria y permanente, mediante la Norma de Educación Profesional Continua para refrendar el Registro para dictaminar y para refrendar la Certificación; cómo todos saben la actuación de los Contadores se rige por valores; los valores, en el caso de los contadores se llaman Principios; principios contenidos en un Código de Ética Profesional, en los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados, en las Normas y Procedimientos de Auditoria y partir del 01 de enero de 2007 en las Normas de Información Financiera –NIFs–.

Por su trabajo, por sus conocimientos, por su análisis, por su información, por su precisión, por su confianza, por sus consejos; porque las empresas, las industrias, las organizaciones no podrían funcionar como tales sin los Contadores Públicos; por el apego a la Ética Profesional, por la responsabilidad de capacitarse y actualizarse; por su profesionalismo, por su voluntad de servir a la sociedad, por amar y dignificar a la Profesión.

Ser Contador Público es un orgullo por el éxito individual que representa estar actualizado, Certificado y Registrado. Nuestra generación y las nuevas generaciones conocerán la obra de los pioneros de la Contaduría Pública en Oaxaca y sin duda la enriquecerán; nuestro agradecimiento y reconocimiento.

*C.P.A., C.P.C. No.1113 y C.P.R. Desde Santa María Oaxaca.

 


CULTURA JURÍDICA


Legal Cloud

Este contenido solo está disponible para usuarios con suscripción, lo invitamos a adquirir alguno de nuestros paquetes


Ver paquetes

Legal Cloud MRCI



  Estimado Usuario

Su sesión ha expirado, si desea continuar en esta página inicie sesión nuevamente, de lo contrario cierre la ventana de su navegador.